Desilusión mediática

Homenaje a CasablancaRecuerdo los tonos grises de la TV en blanco y negro. Recuerdo los rostros de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Recuerdo el movimiento asincrónico de sus labios. Recuerdo el acento portorriqueño. Recuerdo mi observación/duda existencial.

– Papi, los actores no pronuncian lo que están diciendo.
– No. Esos actores están hablando en inglés. Lo que nosotros escuchamos es el doblaje al español.

Recuerdo los tonos grises de la TV, los rostros de Bogart y Bergman, el movimiento asincrónico de sus labios, el acento portorriqueño. Recuerdo también la respuesta categórica de mi viejo, y la inmediata sensación de fuego en la boca del estómago. Síntoma típico de toda gran desilusión.