Equivocado

El ser nacional, y xenófoboEl sábado pasado me causaron gracia las declaraciones de nuestro Presidente Néstor Kirchner a raíz de las denuncias de brote antisemita en el país. “Los argentinos somos gente de paz, de amor, que amamos a todas las razas y las defendemos”, declaró el primer mandatario, aparentemente convencido de que las expresiones de discriminación son obra exclusiva de “grupos marginales”.

Debo vivir en plena marginalidad entonces. De hecho, no pasa un solo día en que no escuche o lea afirmaciones con connotaciones racistas, xenófobas, antisemitas. Sin ir más lejos, en Espectadores tuve que eliminar comentarios de compatriotas aferrados al nac(z)ionalismo más recalcitrante.

Asimismo, en el trabajo suelo hacer oídos sordos cada vez que algún colega se mofa de los “boliguayos”, los “boliponja”, los “bolita”, los “paragua”, los “chilotes”, los “brasucas”. Esto sucede bastante a menudo.

Y por favor, no me vengan con que son motes afectuosos, o solapadas demostraciones de cariño. De hecho, estos neologismos descienden de una idea madre, general, ampliamente difundida: la “negrada”.

En nuestro castellano rioplatense la “negrada” admite dos acepciones. Por un lado, remite a una conducta, o bien grosera y desubicada, o bien kitsch y anti-estética (en este caso suele decirse “esto o aquello es una negrada”). Por otro lado, define a los sujetos -al conjunto de “negros”- agentes de dicha conducta (en este caso, la frase correcta sería “esto o aquello es obra de la negrada”).

¿Los talleres clandestinos también serán obra de grupos marginales?

En Buenos Aires, un “negro” suele ser “groncho” o “grasa”; en el interior, “moncho” o “tape”. Aquí y allá, quienes no son bien blanquitos como Dios manda, corren serios riesgos de ser acusados, retenidos, detenidos, encarcelados, golpeados (¿asesinados?) por simple portación de rostro. Basta una mirada o un gesto inoportuno para que inmediatamente pasen a integrar la lista de feos, sucios y malos.
 
Lamentablemente para muchos argentinos ser aborigen (“indio”) equivale a ser vago, salvaje, primitivo, indomable. Ser “negro” (autóctono) es sinónimo de pobreza, mal olor, promiscuidad, ignorancia. Ser negro (africano) despierta sospechas de canibalismo, brujería, violencia. Ser amarillo (léase chino, coreano, “ponja”) es ser ladino, hipócrita, explotador, sucio, inescrupuloso. Ser judío (“moishe” o “ruso”) es igual a ser mezquino y avaro. Ser de origen árabe o musulmán (“turco”) es sinónimo de fundamentalista tirabombas.  

Lamentablemente quienes piensan de esta manera exceden los límites propios de los “grupos marginales”. Ni siquiera portan cruces esvásticas ni capuchas blancas. Al contrario, están entre nosotros en la oficina, la universidad, el shopping, la plaza, la confitería, el restaurant, la peluquería.

En síntesis, la cosa es muy sencilla. Basta con leer un blog, escuchar a los colegas, mirar la tele, prestar atención en trenes, colectivos, subterráneos para darnos cuenta de que nuestro Presidente está muy -pero muy- equivocado.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

3 thoughts on “Equivocado

  1. Hablando de prejuicios y de discriminación, por favor préstenle atención a la nota que el diario Perfil publicó sobre un patético episodio ocurrido en el Wal Mart de La Plata. Está bien que lo sucedido remite principalmente a la política de seguridad de una empresa estadounidense, pero de todos modos es igualmente preocupante que haya tenido lugar en nuestro país.
    Para leer la nota, hagan clic aquí.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s