Publicidad pornográfica

¡Llame ya!A no entusiasmarse; los siguientes párrafos poco tienen que ver con material sexual, hot, prohibido, pecaminoso. Por si no bastara semejante desilusión, debo confesar que el contenido de este post tampoco es muy original. De alguna manera, se retrotrae a una contratapa firmada por Rodrigo Fresán, y publicada hace años por Página/12. Como lamentablemente no pude rescatarla de ningún lado, se me ocurrió retomarla y mecharla con un toque personal.

En el mencionado artículo, el periodista argentino se refería a la publicidad catódica del emporio Teve Compras, más conocido como “Llame ya”. La calificación de “pornográficas” aludía al sentido expuesto, redundante, explícito del concepto, a ese recorte de la realidad que se encarga de mostrar en forma descontextualizada, sumamente acotada (los órganos sexuales en las películas ultra-condicionadas; el producto promocionado en estos spots publicitarios).

Así como el hard porn suele prescindir del ingrediente narrativo para “ir directo al grano”, las promociones de Llame ya explotan la practicidad del catálogo antes que la retórica del discurso. Dicho de otro modo, ninguna de las dos producciones cuentan o narran (una historia, una anécdota) sino que simplemente exhiben, exponen (comparaciones, reacciones, resultados).

Del mismo modo, así como un video XXX repite escenas de penetración desde distintos ángulos o posturas, estas propagandas replican rostros y más rostros beneficiados por las bondades de la baba de caracol, o músculos y más músculos inflados a partir de un “polvo” -valga el juego de palabras- mágico.

Hasta la banda sonora de ambos productos comparten una indiscutible similitud con la musiquita de los videojuegos. Otro punto en común es la escenografía ya sea rudimentaria, ya sea quitch, pero siempre artificiosa.

Sin dudas, la publicidad pornográfica insiste, repite, recalca. Será por eso que no seduce ni conquista. Simplemente irrumpe, se impone, sacude, y acaba. Y, al menos por un tiempo, uno se queda sin ganas de más.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One response to “Publicidad pornográfica

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s