Les Luthiers

Les Luthiers y su estética¿Qué decir de Les Luthiers que no se haya dicho ya? A esta altura, a casi medio siglo desde sus inicios, algunos les reprochan cierta previsibilidad en sus propuestas. Es cierto que, cuando uno va a verlos, sabe a qué atenerse: sketchs que parodian a los medios de comunicación (especialmente la televisión), juegos de palabras, instrumentos inventados, música de fuste. Sin embargo, si bien el factor sorpresa ha menguado, en este caso volver a lo conocido resulta un verdadero placer.

Fundado por Gerardo MasanaLes Luthiers siempre es sinónimo de humor inteligente, y de espectáculo de calidad. A falta de disfraces, maquillajes, luces y sonidos rimbombantes, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés, Carlos López Puccio, Daniel Rabinovich y Jorge Maronna basan sus shows en un gran conocimiento del idioma, de melodías, de géneros y estilos (literarios, teatrales, cinematográficos, musicales, estéticos) de todos los tiempos.

Así estos señores de smoking recurren a tangos, zambas, sonatas, cantatas, sinfonías, bossa nova, rock, jazz, cumbia, jingles publicitarios y hasta marchas militares -cómo olvidar Ya el sol asomaba en el poniente– para que nos ríamos un poco de todo, o de todo un poco.

¿Quién dijo que los integrantes de Les Luthiers no saben aggiornarse? 

Gracias a una prima que coleccionaba toooodos sus discos, descubrí al quinteto -por entonces, antes de la partida de Ernesto Acher, sexteto- cuando tenía seis o siete años. En honor a la verdad, a esa edad me costaba comprender todos los guiños, pero igual me fascinaba escuchar la voz de Munstock, las intervenciones corales, las notas de aquellos instrumentos únicos creados por Carlos Iraldi, la risa espontánea del público.

Cuando los vi por primera vez en el teatro, terminaron de comprarme la presencia escénica de Mundstock, las “caras” de López Puccio, las “metidas de pata” de Rabinovich, la destreza musical de Maronna y la participación “cándida” de Núñez Cortés. Con el tiempo, me concentré cada vez más en disfrutar la retórica de títulos y parlamentos de las obras. En este punto y a modo de ejemplo, cabe mencionar el doble sentido de las piezas Grandes hitos, Las obras de ayer o Todo porque rías.

Les Luthiers, foto oficial del quinteto¿Qué decir de Les Luthiers que no se haya dicho ya? Podría extender este post escribiendo sobre el éxito obtenido en demás países latinoamericanos y en España, o sobre la incorporación de suplentes que -como Horacio Turano- reemplazan a algún integrante en caso de emergencia, o sobre el show Do, Re Mí, Ja! representado nada menos que en el Teatro Colón junto a la Camerata Bariloche.

Pero prefiero evitar las redundancias y limitarme a este somerísimo y muy sincero homenaje. 😀

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One thought on “Les Luthiers

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s