Astérix, el galo

Astérix, el galoProbablemente los espíritus conservadores consideren que Astérix, el galo no es digno de pertenecer a la categoría Literatura. Ante esta eventualidad, dos observaciones: primero, las historietas no son un género menor o aparte; segundo, la obra de René Goscinny y Albert Uderzo vale por su alcance cultural e histórico, igual que un buen libro. De todos modos, al margen de cualquier debate, una cosa es segura: la “bande dessinée” francesa sí es digna de ser leída y releída; por eso esta recomendación.

Nacido en París en 1926, Goscinny pasó su infancia en Buenos Aires, experiencia que explicaría su contacto con Patoruzú, propiedad intelectual de Dante Quinterno. Aferradas a esta anecdóta, las malas lenguas vernáculas siempre sostuvieron que los célebres Astérix y Obélix eran una copia (adaptada, pero copia al fin) de la dupla conformada por el líder tehuelche y su compañero Upa.

Julio César según UderzoEs cierto que existen algunas coincidencias sospechosas (me refiero a la astucia del personaje principal, a la barriga y torpeza del coprotagonista, a la importancia adjudicada a una poción mágica). Pero es igualmente cierto que la tira francesa tiene mérito propio, especialmente cuando se la analiza en términos de originalidad narrativa y poder de convocatoria.

De hecho, tal vez uno de sus mayores logros consista en haber trascendido las fronteras de su propio país. Uno podría argumentar que el comic fue bien recibido en distintas partes del mundo (sobre todo en Europa) porque, además de los galos, también satirizó a italianos, ingleses, españoles, vikingos, griegos. O porque las editoriales francesas hicieron bien su trabajo, o porque el cine de esa nacionalidad colaboró con las tareas de difusión.

Sin embargo, la repercusión de esta historieta creada en 1961 nunca fue producto de una estrategia de marketing. En realidad, la verdadera clave del éxito se originó en los dibujos graciosos, simpáticos de Uderzo y en las desopilantes aventuras inventadas por Goscinny.

Sin dudas, el guionista parisino conocía bien la lengua, la historia y la idiosincrasia francesas. De ahí su talento para jugar con las palabras (fíjense en el nombre de algunos personajes secundarios), con personalidades del pasado (cómo olvidar las intervenciones de Julio César o de Cleopatra) y con mentalidades y costumbres (pienso en el chauvinismo de los protagonistas).

Los inseparables Astérix, Obélix e IdéfixGracias a Astérix y a Obélix, generaciones enteras se enteraron de la existencia del pueblo galo y de su encarnizada resistencia contra el avance del imperio romano. Y algo más importante todavía, muchos descubrimos el costado arbitrario, absurdo, paradójico de esa Historia que suelen escribir los que ganan, y parodiar los que saben. 😛

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

14 thoughts on “Astérix, el galo

  1. Che, Astérix es infinitamente superior a Patoruzú, y realmente cualquier parecido es superficial. Casi me ofende que los compares 🙂

    La celebridad internacional de Astérix es muy anterior a la apestosa película del ’99.

  2. Tranquilo, Andrés… En ningún momento quise hacer grandes comparaciones, mucho menos con respecto a la película Patoruzito. Simplemente me permití transcribir lo que decían (dicen) las malas lenguas sobre las “similitudes” entre la historieta de Quinterno y la de Goscinny-Uderzo.
    Desde ya, para mí también Astérix, el galo es infinitamente superior a Patoruzú. En todo caso, entre las historietas locales, me quedo con Isidoro (personaje mucho más representativo de nuestra idiosincrasia, al menos de la porteña). Supongo que algún día le dedicaré un post. 😉

  3. No digan boludeces y no hagan comparaciones, PATORUZU no se compara con ASTERIX son dos cosas distintas, y no pueden negar que las coincidencias son muy obvias. Casualmente el amigo Goscinny andaba por argentina y luego se va a francia y hace dos personajes iguales y como muchos similitudes, por favor!!!
    Me gusta asterix pero mucho mas Patoruzu y la trayectoria de quinterno fue mayor, Si te gusta Goscinny tiene que gustarte el tipo en cual el fue inspirado QUINTERNO.

    pd: las peliculas de Patoruzito no fueron echas por Quinterno al menos que haya resucitado!!!

  4. Un poco contradictorio lo tuyo, Raúl. Primero pedís que no se hagan comparaciones y después todo tu comment se basa en ellas…

    Una cosa son las preferencias (uno puede estar de acuerdo o no); otra, los hechos. Que Patoruzú te guste más que Astérix y que mi predilección sea justamente inversa hacen a una consideración absolutamente personal, y por lo tanto discutible.

    En cambio, si nos atenemos a una cuestión de reconocimiento y repercusiones, no se puede afirmar tan a la ligera que la trayectoria de Goscinny es inferior a la de Quinterno.

    ¿Quizás estés limitándote al contexto local para decir eso? De ser así, algo de razón tenés: en nuestro país, el historietista argentino es más “popular” que el francés. Ahora bien, en términos internacionales, Astérix, Lucky Luke, Le petit Nicolas tienen muchísimo más reconocimiento que las vernáculas Patoruzú o Locuras de Isidoro. Y eso es algo indiscutible.

    PD. ¿Por qué tu aclaración final? En algún momento escribí que las películas de Patoruzito fueron filmadas por Quinterno?

  5. ¡Una buena noticia para fanáticos! 😀
    Según leo en Clarín, el próximo miércoles 6 de diciembre, se lanzará en Francia la llamada Gran Colección, reedición de los 33 álbumes de Astérix restaurados digitalmente. En realidad, ésta es la fecha de presentación de los cuatro primeros episodios. Entre 2007 y 2009 les llegará el turno a los otro 29.
    Para conocer los detalles de esta novedad, por favor hagan clic aquí.

  6. No hay que enojarse, porque la inspiracion de Asterix y Obelix, haya sido Pautouruzu y Upa, yo de chico me devoraba ambas historietas, todavia en la casa de mis viejos hay muchos ejemplares de Asterix, debe ser un orgullo como argentinos que algo tan bueno como Asterix y Obelix este inspirado, en dos superheroes criollos como Pautouruzu y Upa, igualmente buenos.
    P.D. A nadie le llamo la atencion que los pantalones de Obelix, tienen el mismo diseño que la camiseta Argentina, ¿un mensaje, quizas?

  7. Soy un fan de las historietas de Patoruzu desde niño y de adolescente lei algunas de Asterix, me sorprendio cuando vi similitudes tan grandes, luego me informe y me entere q uno de los creadores de heroe galo vivio en la argentina, eso explica su influencia. mas sorpresa me lleve cuando encontre una de las primeras historitas del cacique donde bebe de una pocion magica para tener la fuerza.
    Las peliculas de patoruzito no son nada representativas de las historitas, estan muy lejos de ellas. Se quedan cortas. creo q Asterix tubo un exito internacional mas amplio debido a su buena publicidad en europa, y a que es un heroe mas internacional q patoruzu mucho mas autoctono y dificil de entender para un publico mas amplio q el latinoamericano. Al menos a mi me gustan mucho mas las andanzas del cacique, muy originales q la simplicidad de las aventuras de Asterix.

  8. Son dos cosas diferentes, sí, pero es obvio qué tomó de Patoruzu: la estructura narrativa de dos personajes arquetípicos del folklore popular; la idea de un super héroe transformado gracias a una posión; la pareja despareja; la lucha contra personajes extranjeros, etc. Eso ni se discute, después, si a alguno le parece que Asterix es mejor, ok, es opinión personal y cada uno tiene su gusto. Pero ahí, y con los comentarios de más arriba, queda demostrado cómo los argentinos en general creemos que nuestra cultura es una mierda, por cierta ceguera cosmopolita, y hasta somos capaces de negar lo que tengamos de valorable en aras de hacer pis encima con suma emoción por cualquier cosa que venga de afuera.
    Dicho esto, agrego que a mí me atrae más Asterix, pero sabiendo esto no dejo de admirar a Dante Quintero, es algo que ha pasado mucho en el arte a lo largo de la historia: obras posteriores han “superado” o perfeccionado lo que alguien antes hizo, y eso es fruto de la admiración: Tolkien lo hizo con el Beowulff, Borges y su Casa de Asterión con el mito griego, más recientemente Murakami con Tokio Blues sobre La Montaña Mágica de Thomas Mann. Así que dejemos de menosprecioarnos, valoremos lo ajeno pero también apreciemos lo nuestro, es querese un poco, y eso ayuda a que los demás te quieran. Saludos 🙂

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s