Le petit Nicolas

Le petit Nicolas, de Goscinny y SempéLe petit Nicolas es otra lectura de la infancia que siempre tengo presente, y que me gustaría compartir con mis hijos si alguna vez los tengo. Publicación a cargo de los célebres René Goscinny (creador de Astérix) y Jean-Jacques Sempé, ésta es una serie compuesta por varios libros de bolsillo que narran las anécdotas de un niño de 8 o 9 años, el pequeño Nicolás.

Por un lado, el trabajo se distingue por estar escrito en primera persona, como si se tratara de una especie de «diario íntimo» del protagonista. Justamente ahí radica el talento de Goscinny, capaz de recrear el vocabulario, la gramática, el estilo, las reflexiones de un chico que cursa la escuela primaria.

Por otro lado, a la riqueza y originalidad del texto se les suma la genialidad de los dibujos de Sempé, reconocibles por su trazo fino y por su elocuente simplicidad. Tanto es así que basta pispear la tapa de cada librito para ingresar de inmediato en el mundo «nicolasiano».

Si hago memoria, enseguida vienen a mi mente algunos de los compañeros de Nicolás: el gordo Alceste, el fortachón Eudes, la vecinita Marie-Edwige y mi preferido (por insoportable), el chupamedias Agnan. También recuerdo uno de los episodios más graciosos, aquél que relata los entretelones del día de la foto oficial en el colegio, y mis dos entregas favoritas: las que describen los recreos y las vacaciones del protagonista*.

El insoportable AgnanLa serie de Goscinny y Sempé apareció en Francia a comienzos de los años’60. En principio, uno podría pensar que el tiempo y la distancia la convirtieron en una propuesta anodina, sin interés para una infancia absorbida por la vorágine televisiva e informática.

Quiero creer que no. ¿En caso contrario a quién podré legarle mi siempre vigente debilidad por Le petit Nicolas?

————————–  
* En castellano, los títulos correspondientes son Los recreos del pequeño Nicolás y Las vacaciones del pequeño Nicolás.