Días y noches de amor y de guerra

Días y noches de amor y de guerraPublicado en 1978, Días y noches de amor y de guerra llegó a mis manos recién a comienzos de este año. Prueba de talento si las hay, el libro de Eduardo Galeano se mantiene vigente a pesar de sus casi tres décadas. Es más, el paso del tiempo acentúa el carácter testimonial de la obra, y consolida al escritor uruguayo en su lugar de eximio cronista de la realidad latinoamericana.

«Todo lo que aquí se cuenta, ocurrió. El autor lo escribe tal como lo guardó en su memoria. Algunos nombres, pocos, han sido cambiados«. Así empieza este recorrido por los años negros de nuestra historia más reciente. Un recorrido basado en anécdotas y recuerdos personales, que evita la simple enumeración de hechos y/o acumulación de fechas.

A la distancia, este libro parece un anticipo de Memoria del fuego, trilogía cuyos tomos fueron escritos entre 1982 y 1986. De hecho, ambos títulos consisten en una recopilación de textos breves acerca de distintos sucesos y personajes. Muestreo de impresiones, reflexiones, citas.

La prosa de Galeano es inconfundible, producto de una rara combinación entre periodismo y literatura. Por eso, es entendible que Días y noches… nos cautive con la precisión de los tabloides y la magia de la poesía. Por eso también, sus páginas concientizan, emocionan y sobre todo salvaguardan nuestra memoria.