En sus zapatos

En sus zapatosApenas terminé de ver En sus zapatos, me pregunté porqué habrán inventado la categoría "comedia dramática". ¿Por compromiso con la realidad (según dicen, la vida efectivamente está hecha de risas y lágrimas)? ¿Por amor a los juegos de palabra (en este caso, al oxímoron)? ¿Porque la fusión de conceptos admite definiciones más flexibles sobre el humor y el drama (cosa acorde a un mundo enemigo de lo absoluto)? No, no. Basta de especulaciones filosófico-lingüísticas. La irritante clasificación tiene un fundamento práctico: sirve como saco (¿roto?) donde guardar títulos alegres-con-toques-emotivos-que-nos-hacen-reír-llorar-reflexionar-y-decir-menos-mal-que-la-gente-se-quiere.

Definitivamente, el film basado en la novela de Jennifer Weiner cumple a rajatabla con los requisitos necesarios para convertirse en miembro vitalicio del club cómico-dramático. A saber:

* Las protagonistas: se trata de dos hermanas treintañeras. Una es atractiva, irresponsable, vividora, casi iletrada; la otra feucha, abogada, súper estructurada, casi solterona. De niñas eran carne y uña; de grandes por poco se arañan. Aparentemente lo único que comparten es el gusto por los zapatos.

* El drama: en realidad, Maggie y Todd se maltratan, se pelean, se distancian porque -cada una a su manera- lidian con un presente contrariado y con una tragedia del pasado.

* El toque emotivo: las chicas tienen una abuela, la muy querida Shirley MacLaine. Su aparición y mediación les cambiará la vida.

* La comedia: surge de algunos parlamentos de grandma Ella y de sus amigos coetáneos. Así es… Aquí el sentido del humor sirve para reivindicar a la tercera edad.

* El tono profundo: al final, ¡el calzado no era lo único que unía a las hermanas! Había algo muuuuuucho más importante. "La fuerza del cariño", diría Shirley.

En pocas palabras, En sus zapatos es una película ñoña, estereotipada, previsible y larguísima. Por si esto fuera poco, también nos somete a las risotadas bobaliconas de Cameron Díaz (Maggie). En fin… Deleites recurrentes en toda producción alegre-con-toques-emotivos-que-nos-hace-reír-llorar-reflexionar-y-decir-menos-mal-que-la-gente-se-quiere.