Esperando a los bárbaros

Esperando a los bárbarosEsperando a los bárbaros tiene una indiscutida condición universal, capaz de aludir a puntos geográficos tan distantes como Sudáfrica y la Argentina. De hecho, el imperio sin nombre donde se ambienta la novela de John Maxwell Coetzee bien puede ser aquel país conocido por su implacable política de apartheid o el nuestro, responsable de la tristemente célebre conquista al desierto (me refiero a las tropelías que el general Julio A. Roca perpetrara en la Patagonia a fines del siglo XIX).

De nuevo, estamos ante una fábula. En esta ocasión, el eje del relato es el viejo y controvertido antagonismo entre civilización y barbarie, dicotomía siempre presente en territorios conquistados/colonizados, y fuente de inspiración de máximas inolvidables como la de -retomando los ejemplos vernáculos- nuestro prócer escolar, don Domingo Faustino Sarmiento.

Situado entre ambos extremos, el autor sudafricano elige la primera persona para convertirse en un viejo magistrado obsesionado con las iniquidades de un Poder que actúa en nombre de su ley, su supremacía y su proclamada “civilización”. Esta decisión narrativa no sólo genera una ilusión testimonial; también da rienda suelta al carácter introspectivo y reflexivo de la obra.

El estilo es directo, casi periodístico, y sin embargo la economía de palabras no es sinónimo de parquedad. Al contrario, el libro tiene pasajes muy conmovedores, especialmente aquellos que aluden a la relación entre el protagonista y una joven autóctona, víctima de la represión.

A pesar haber publicado otros libros y de haber ganado el Premio Nobel de Literatura en 2003, Coetzee es un autor con escasa repercusión entre los porteños. Dentro de este contexto, Esperando a los bárbaros hace las veces de tarjeta de presentación, y nos acerca a un escritor notable tanto por su prosa como por su compromiso social.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 respuestas a “Esperando a los bárbaros

  1. Hace poco lei “Elizabeth Costello” y me encantó.
    Estoy justamente buscando este ahora… se consigue?

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s