Flores rotas

Flores rotasFlores rotas… Obra del inasible Jim Jarmusch, que muy probablemente será recordada como la película "de" Bill Murray. No es "de", bien lo sabemos. Pero sí es "para" o "en honor a" este seductor muy a pesar suyo, que ahora hace de un Don Juan vencido por los años y enfrentado a una supuesta paternidad tardíamente revelada.

Aquí no tiene sentido preguntarse si el actor norteamericano se interpreta a sí mismo, o si en realidad le cuesta despojarse de la mezcla de escepticismo, indiferencia, abulia, resignación que lo hicieron famoso cuando encarnó a Bob Harris en Perdidos en Tokio o a Phil Connors en Hechizo del tiempo (El día de la marmota para algunos). Aquí lo que importa es la evolución de Murray/Don Johnston, ese pasaje de la apatía y el escepticismo a la desazón y la ansiedad.

Para hacernos saborear semejante conversión, el guionista/director divide su road movie en secciones o capítulos. Cada una(o) describe el reencuentro de Johnston con una ex amante o pareja, y permite recomponer los distintos tipos de huella que un hombre suele dejar en una mujer: buenos recuerdos, cierta añoranza, indiferencia o total resentimiento.   

Lejos de presentar una fábula sobre la paternidad o la madurez, Jarmusch se conforma con proponer un relato sobre determinado personaje ubicado en un determinado contexto y ante determinada situación. La reflexión, las eventuales conclusiones, quedan a criterio exclusivo del espectador.

En Flores rotas, no sólo redescubrimos al carismático Bill. También tenemos la oportunidad de toparnos con las a esta altura legendarias Sharon Stone y Jessica Lange. Y por si esto fuera poco, disfrutamos de una historia aparentemente anodina pero sin dudas conmovedora.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 respuestas a “Flores rotas

  1. Realmente TODO queda a cargo del espectador. También la paciencia que hay que tenerle a Jarmusch. No había visto nada de él hasta esta película anoche y realmente me parece un director más resuelto a ser fiel al misterioso mote de “cineasta de culto” que a ofrecernos una historia bien contada y bien filmada. Siento ser tan dura, pero sobran fundidos a negro y escenas casi estáticas y largas que no aportan nada a la historia. Además prácticamente todas las mujeres son lolitas casquivanas (o adultas que alguna vez lo fueron) y propensas a mostrar mucha piel.
    Menos mal que se rodea de buenos actores, único dato que me hace dudar de mi buen juicio como espectadora…
    Saludos.

  2. Mmmm… Hace más de un año que vi esta película, Laura. En honor a la verdad, no recuerdo especialmente la abundancia de fundidos en negro y de escenas largas. Sí recuerdo haberme compenetrado con la búsqueda de Don Johnston. Creo que por eso, y por las actuaciones, la película me gustó.

    Yo también sospecho que Jarmusch se preocupa -tal vez demasiado- por que su cine siga siendo de autor (no sé si llamarlo “de culto”). Al margen de cuáles sean los resultados, valoro el esfuerzo, aunque más no sea como garantía de que Hollywood no lo absorberá a él también…

    Saludos, y gracias por comentar uno de los primeros posts de Espectadores. 😉

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s